miércoles, 31 de diciembre de 2014

La soledad impura de Pedro Granados/ Juan Carlos de la Fuente Umetsu


Desde el inicio, Granados nos habla sin medias tintas, apuntando al blanco y dándonos en el centro del pecho. Su narrativa y sus reflexiones se valen de las ideas como vehículo de contención y de la emoción como una puerta abierta para la sensibilidad, sin límites (quien pueda sentir, que sienta). Un tajo de verdad, de autenticidad, de sinceridad en el punto vital de este reino de las apariencias y de los estados unidos virtuales.
No hay nada político en lo que dice, pero todo es político. Como los herméticos italianos se vale de la poesía para denunciar, pero se asienta más allá de lo panfletario, en la esencia de la poesía, en ese lugar que trasciende épocas como un río perpetuo, y que va recorriendo las diversas realidades históricas a través de un hilo conductor: custodiar la belleza-verdad, cuya peculiaridad es cambiar siempre de rostro: somos uno siempre, y esta es la razón por la que podemos realmente ser todos.
En la primera parte “De nuevo a casa”, hay un poema notable el número 3 (A Germán, i.m.). Me tomo la libertad, de citar un fragmento:
“Estás muerto. Muertísimo.
Hecho todo un cadáver
No lo niegues.
Muertos tus recuerdos.
Muerto el amor
desde hace mucho tiempo.
Mano que se abre
y exhibe las entrañas.
Mano que se cierra
y escribe,
Has dosificado las palabras.
Pero tu corazón gira
sobre la estepa. Va dando tumbos.
Pero ahora es solo la muerte.
Te llamo porque me muero.
Te digo adiós para siempre.
Juntos y disciplinados
todos. Calzados incómodamente
para esta nueva civilización.
Te llamo desde una ventana.
El Perú ha sido una trampa.
Trampa para los afectos,
para dejar la lengua
a la intemperie.”
En la nota de prensa que nos invita a la presentación del libro, el poeta Julio Heredia señala sobre Pedro Granados, lo siguiente: “Desde que publicará en 1978 su primer poemario, “Sin motivo aparente”, no ha dejado de producir guiado por una ética de la justicia y una vocación innata por explorar las entrañas de la palabra. “Soledad Impura” es su más reciente aventura literaria y el décimo libro de poesía que publica. Se trata, una vez más, de constatar la realidad mediante la inasible palabra. Nombrar las cosas y el acontecer es aquí otorgarles unas alas que llevan más allá de lo tangible”

 http://jc-noticiasdelinterior.blogspot.com/2009/06/la-soledad-impura-de-pedro-granados.html

martes, 30 de diciembre de 2014

ECUALIZACIÓN POÉTICA PARA NOVELES y CONSAGRADOS


Taller que no se parece a ningún otro. Absolutamente confidencial. No es gratuito, pero garantiza al 100% sus resultados. Los noveles conectarán mejor con su propia poesía. Los consagrados --conocedores y comprometidos ya con el desarrollo de su voz poética-- verán los altibajos, el ripio o el autoboicot con su propio trabajo. Pocas vacantes.  Contacto: pedro_granados@hotmail.com

domingo, 28 de diciembre de 2014

Experiencia como tallerista de poesía



  1. En tanto parte de mis funciones como docente de la Pontificia Universidad Católica del Perú (1975-79), Universidad Nacional Santiago Antúnez de Mayolo, Ancash-Perú (1980), Contraloría General de la República del Perú (1984), Cornell University (1988-89), Brown University (1990-93), Boston University (1997-2002), Universidade Federal da Integração Latino-Americana (2011-2014), etc. 
  1. En el formato explícito de un Taller de Creación Literaria: Providence School Department, Rhode Island, USA (1998-2000); Centro Cultural Espacio 1900, Puebla, México (2004); Acuerdo Secretaría de Cultura/ Universidad Autónoma de Santo Domingo, República Dominicana (2005), Municipio de San Pedro de Yoc (Lambayeque) (2006), Pontificia Universidad Católica del Perú, Facultad de Literatura y Estudios Generales Letras (2006-07), Universidad Continental de Huancayo (2010), etc.
  1. En formato online, desde 2008: http://poesiaensutinta.blogspot.com/


D. Publicaciones:


2014    “Alejandro Abdul: Poesía, comunidad e Internet”.  Sures, Vol. 1 (2014) No 4.


[https://revistas.unila.edu.br/index.php/sures/article/viewFile/196/205]

2010    “Escriba sin temor: Teoría, metodología y consecuencias de un Taller de Creación Literaria”.  Libros de Pedro Granados

2007 “Las humanidades en los talleres de creación literaria”.  En: En: Miguel Giusti y     Pepi Patrón (ed.). El futuro de las humanidades. Las humanidades del futuro.    Lima: Fondo editorial PUCP, 197-204




lunes, 22 de diciembre de 2014

Mensaje a los jóvenes poetas


Para Pablo Guevara a quien, en su lecho de enfermo, le pregunté por  los poetas y, mirándome fijo, sólo atinó a señalar con su dedo al cielo.

No estamos al alcance ni a la altura de la poesía; pero sí de algunos poemas que nos pueden llevar a ella.  Post-autónomos estos, la mayoría; y algunos otros, muy pocos, cultos o del canon.  Vamos canjeando las letras por los gestos y las personas.  No se trata de volver al Medioevo e incluir la danza y el recitado y las cuerdas para acompañar mejor los textos de autoayuda de ahora mismo; en verso o en prosa.  No, se trata de algo más básico, pero infelizmente tan raro como un poema inolvidable; o como algunos versos inolvidables, que es lo usual.  Se trata de algún acto de audacia y curiosidad por la vida que no encuadre o se encajone en el marco de la televisión.  Ni, tampoco, en el cubo de un salón de clases.  Algo para reencontrarse, de arduo ya olvidado, y llorar de alegría.  En fin, algo por lo que valga la pena morir… que es vivir en plenitud aquel instante.  No sé quién me enseñó a anhelar más y no encontrar.  No sé quién me educó para estar equivocado siempre.  Pero esto es  lo que se mueve y da una pauta de lo que valoro y es la experiencia de la poesía para mí.  No se olviden, de alguien que no encuentra y no menos se equivoca... anda como desubicado.



 Feliz Navidad y  próspero 2015 para todos, sean jóvenes o ya no.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

AMAROS (II)



[Capa de brea fresca]
Capa de brea fresca.
Capa de aceite industrial.  Activo jaboncillo.
El salón de clases como un espejo.
Signos que no circulan.  Signos
que patinan de culo, de barriga.
Signos que la astuta serpiente pica
y el ingeniosísimo ratón alcanza.
Esto de ser un profesor, a veces,
esto de ser un miserable payaso, a veces.
Como si no bastara, como si
suficiente no fuera, como si
no tuviéramos ya esta lengua de mosca apretada contra el vidrio.
Estos ojos de mosca apretados contra el vidrio.
Este sexo.

[Habría que interpretar] 
Habría que interpretar
el dolor, la ausencia y la muerte.
Interpretarlos y diluirlos
y aceptarlos allí adentro.
Tal como al discretísimo
deterioro de todo.
La poesía es lo único real.
Fríos o maliciosos.
Testigos mezquinos o generosos
da lo mismo.
Oh, mi flor del estercolero!
Oh, mi mulatica hedionda!
Lo cierto es que si te inclinas hacia aquí
escuches.  Y discretamente  entiendas.
Y no menos sonrías
y te reconozcas.
Un ave más.
Un árbol más.
Otro silencioso e inquieto conejo.
Pero, las cosas a veces
no son así.  La poesía
no es así, qué va.
No debe ser así,
De acuerdo.  Entiendo.
Pero no obedezco.
Y ya sé.
Como la serpiente sé.
Como Adán .
Como Eva sé
que me enseñó a ser su hijo
y varón.
Y con mis dedos cortos
y con mis dedos largos
también sé.